Arbitro menor de edad recibe el puñetazo de un padre en Las Palmas, partido de benjamines


Nuevo suceso "aislado", hay mas. Los animales peligrosos siguen campando a sus anchas, delante de niños de ocho o nueve años como en este caso. Lo peor es que no sabemos ni la mitad de lo que está pasando. 
Un joven colegiado, Juan Ramón M. C. -de 17 años- resultó agredido en la noche de este martes por un padre al término de un partido de fútbol de categoría benjamín. Como consecuencia de la brutal agresión, el árbitro acabó ingresado en el Hospital Santa Catalina de la capital grancanaria, donde espera ser intervenido quirúrgicamente a lo largo de este miércoles para colocar en su sitio el tabique nasal, que resultó fracturado por el puñetazo recibido por un padre de un jugador del CD San Fernando.
Lo que debía ser una fiesta del fútbol acabó mal para el joven colegiado. Se enfrentaban en la tarde-noche de este martes, en partido adelantado a la jornada del fin de semana, el CD San Fernando B y el CD Cerruda A, de categoría benjamín. El partido, según cuentan fuentes del conjunto local, discurrió sin mayores problemas y se llegó al final del mismo con triunfo (3-4) del conjunto visitante, necesitado de una vicotria para mantener vivas sus aspiraciones de cara al título.
Finalizado el choque, el joven árbitro solicitó al entrenador del San Fernando, Armiche Pinochet, que le acompañase hasta la zona de vestuarios, que se encuentra alejada alrededor de unos cien metros del campo Maspalomas 4, lugar donde se disputó el choque, y el técnico local accedió sin problemas. Pero, de camino y casi llegando, el padre de uno de los jugadores del club local, concretamente de su portero, un niño de nueve años, se abalanzó sobre el colegiado y, sin mediar palabra, le propinó un puñetazo que, además de derribarle, le fracturó los huesos de la nariz, al romperle el tabique nasal. El guardameta del San Fernando rompió a llorar desconsoladamente por los hechos protagonizados por su padre.
Rápidamente, componentes del CD San Fernando auxiliaron al colegiado y éste, acompañado del director deportivo del club, Carlos Worden, y del propio técnico Armiche Pinochet, le trasladaron al Centro de Salud de Maspalomas, donde fue atendido de urgencia en primera instancia y, posteriormente, derivado al Hospital Santa Catalina, donde se atienden las incidencias de la Mutualidad de Deportistas, y donde quedó ingresado a la espera de que los médicos valorasen si debía ser operado.
Al mismo tiempo, el presidente de la entidad sureña, Ángel Martel, se dirigía a presentar la correspondiente denuncia contra el agresor ante la Policía y, asimismo, localizaba al padre del jugador de su equipo para que se hiciera responsable de los hechos que había protagonizado. "En un principio no quiso reconocerlos", señalan desde el club sureño. "Le exigimos que lo hiciera y que se presentara ante la Policía, lo cual hizo a última hora de la noche. Es de suponer que le abrieron diligencias y que será encausado conforme a la ley", concluyen desde la entidad, que a los pocos minutos se hizo eco de lo sucedido en la página web del CD San Fernando.
En el club sureño "estamos muy incómodos con lo sucedido, porque llevamos mucho tiempo luchando precisamente contra este tipo de casos. Este año hemos realizado charlas con los niños, con los padres, llevando psicólogos incluso, para vivir el fútbol en convivencia con los demás, sin generar violencia, y esto nos fastidia todo lo hecho", señalaba esta mañana el presidente de la entidad, Ángel Martel.

Comentarios