De una de cal a otra de arena -con piedras- en el Campo de A Lomba (Vilagarcía)

Una de cal y otra de arena, un campo de fútbol que es noticia en breve espacio de tiempo por dos incidencias en su mantenimiento y que afectan a la integridad de los deportistas, no puede ser fruto de la casualidad o la mala suerte. Demasiadas piedras en el camino, solo hacen pensar en dejadez o incompetencia de alguien que probablemente no arrastra su trasero por el campo de A Lomba, aunque no estaría mal que de vez en cuando, alguno probase su propia medicina. F.B. 
El estado del césped de A Lomba continúa siendo motivo de importante preocupación entre los componentes del Arosa. Tras subsanarse los problemas de quemaduras por la cal utilizada con el uso de una pintura especial, ahora es el arenado que le incorporaron al verde lo que ha originado un serio malestar entre los jugadores del equipo vilagarciano.
El problema surgió el pasado jueves cuando el primer equipo realizó su habitual entrenamiento semanal en A Lomba. Fue entonces cuando comprobaron que entre la arena con la que se trató el césped había un importante número de piedras pequeñas del tamaño de una uña.
Ya entonces los jugadores alertaron de la peligrosidad que presentaba el terreno de juego respecto al partido del pasado domingo con el Areas ante cualquier contacto directo de la piel con el suelo, algo muy habitual por otra parte ya fuese por caídas o acciones defensivas a ras de césped.
Finalmente los temores de los futbolistas que dirige Piscis se confirmaron tras el duelo ante el Areas. Dos fueron los más afectados por la abrasión por efecto de las piedras denunciadas, concretamente Juanjo y Jesús. Ambos jugadores tienen erosiones de un tamaño considerable tanto en la zona de la rodilla como en la parte superior del muslo izquierdo. En algunos otros casos también se registraron pequeñas heridas, pero fueron el lateral y el mediocentro los que salieron más malparados por las piedras que había en el césped.
En el caso de Jesús, el catoirense también padeció el efecto de la cal abrasiva y ahora su piel ha quedado nuevamente expuesta a la acción de las piedras. El enfado del jugador era extensible a todo el vestuario, que no considera ni mucho menos normal lo que está sucediendo esta temporada con el terreno de juego. Por si fuera poco, en el seno de la plantilla afirman rotundamente que el estado del césped de A Lomba es actualmente el peor de todos los campos de hierba natural de la tercera división.
El arenado utilizado en el último tratamiento del césped es un nuevo episodio dentro de las diferencias que mantienen Fundación y club en los últimos meses respecto a la política de mantenimiento de A Lomba.

FARO DE VIGO

Comentarios