Breaking News

ALGUNOS CONSEJOS PARA PADRES EN EL FÚTBOL, SEGÚN LA PRESTIGIOSA FUNDACIÓN MARCET

La Fundación Marcet es una Escuela de Fútbol de reconocido prestigio a nivel mundial. Sus métodos de enseñanza difieren de lo que habitualmente conocemos, basándose en una filosofía que podemos analizar en su Web.  "Vamos adaptando nuestra enseñanza al proceso de desarrollo del niño. Hay una edad para cada cosa. Adelantarse es perjudicial para él y retrasarse puede ser una oportunidad dificil de recuperar. Por eso es bueno conocer muy bien lo que un niño es capaz de hacer en cada etapa de su vida."
De sus numerosas publicaciones y consejos, resumo aquí tres apartados que pueden interesar al lector de esta página y que trataré de ampliar mas adelante ya que todo conocimiento es poco cuando hablamos de niños y formación. 

COMPORTAMIENTO DE LOS PADRES EN LOS ENTRENAMIENTOS

-Tu comportamiento en estos momentos va a influir de forma decisiva en el entrenamiento de tu hijo si, por ejemplo, terminado el entrenamiento, le comentas a tu hijo aspectos que no te han gustado del entrenador o de algunos jugadores, creando un grave conflicto de relación con el equipo.
-Durante los entrenamientos, los padres tenemos mucho tiempo para hablar entre nosotros. Es importante que sepamos hablar de muchas más cosas que no son los entrenamientos y partidos del equipo. En muchas ocasiones, sin darnos mucha cuenta, empezamos a sacar nuestro espíritu crítico con respecto a la organización, al entrenador o a jugadores del equipo y acabamos metiendo la pata ofendiendo o dejando mal a alguna persona. Estas situaciones provocan también rupturas en las relaciones entre los padres que afectan a los hijos, al equipo.
-Debes disfrutar del entrenamiento como un espectador neutral. Pasa desapercibido en todo momento, que no noten tu presencia. Le estarás ayudando mucho a tu hijo si consigues aislarte de lo que ocurre en el campo. 
-Nunca juzgues la actuación de los entrenadores ni de los compañeros de tu hijo porque, recuerda, son compañeros y no compiten entre ellos para demostrar quién es el mejor. Son un equipo que debe estar unido para poder superar con esfuerzo metas altas y con tu actuación estás provocando fisuras en lugar de unidad. Si contradices al entrenador o a algún jugador, puedes crear un conflicto que rompa todo el trabajo que se está realizando en el equipo.
-Comprensión, objetividad y educación son las tres cualidades que debe adoptar un padre cuando acude a los entrenamientos de su hijo. Comprensión porque hay que entender a los demás, no todos piensan igual que tú. Objetividad porque no siempre nuestro hijo es el mejor o el que más se esfuerza aunque a nosotros nos lo parezca. Y educación porque los padres hemos de dar ejemplo a nuestros hijos con nuestro comportamiento. Es una grave responsabilidad que tenemos.

TU HIJO NO SERÁ UN PROFESIONAL
-Un chico o una chica un poco feos o no muy listos , difícilmente llegarán a ser guapos o inteligentes, pero pueden ser simpáticos, agradables, buenos profesionales y hombres y mujeres excelentes.
-Lo mismo ocurre en el fútbol, puede ser que nuestro hijo no tenga unos grandes dotes para llegar a ser profesional pero puede ser una extraordinaria persona y con una familia encantadora y con una buena profesión.
-Los adultos no podemos vivir engañados pensando que nuestro hijo va a ser distinto a los demás hijos que pasan por aquí. Con los dedos de las manos se pueden contar los jugadores que han llegado a ser profesionales en la primera división española que han pasado por la Fundación Marcet y, muchos de ellos, lo han dejado cuando estaban ya en lo más alto por diversos motivos. Uno de cada 10.000 niños llega a jugar profesional. ¿Será ese tu hijo? No lo creo y estás equivocado si crees que en tu caso será distinto.
-Sin embargo, cuando me reúno con los alumnos del plan Marcet nunca les digo esto. Pienso que es un sueño normal que todos hemos tenido en su momento. ¿Quién no ha soñado en ser piloto, bombero, futbolista…? Los niños tienen derecho a soñar porque es una ilusión que les llena por el momento.
-Entonces ¿hemos de dejarles que vivan engañados? No es un engaño, es una ilusión, una meta que para ellos es actualmente alcanzable. Esos objetivos a largo plazo ayudan al niño a esforzarse por conseguir metas y hemos de aprovecharlo para inculcarle esos hábitos que le ayudarán a intentarlo a la vez que adquieren esos valores para toda la vida.
-Conforme se hacen mayores, ellos mismos se van dando cuenta de que a lo mejor ya no llegan a ser jugadores profesionales en primera pero puede ser que lleguen a segunda, y con un poco más de tiempo, se van resituando ellos mismos y posiblemente, se den cuenta que el fútbol les ha servido para disfrutar de este deporte y para ser mejor persona ya que año tras año han tenido que esforzarse para conseguir los objetivos que el entrenador les ha ido marcando, han hecho amistad con mucha gente, han conocido otras culturas y otros lugares que quizá no hubiera tenido la ocasión de realizarlo. Y, como no, ha tenido que superar muchas dificultades, muchos disgustos, muchas situaciones que le han servido luego en la vida para aplicarlo en el día a día con su familia o en su empresa.
-Por lo tanto, la Fundación Marcet ofrece a cualquier niño que lo desea, la posibiidad de aprender a jugar al fútbol aunque uno no tenga esas grandes cualidades que le lleven a ser una estrella del fútbol.
-Queda claro que no hemos de plantearnos ese objetivo como padres y, sin embargo, hay que desarrollar otros objetivos complementarios que son más reales e importantes: ser un buen estudiante, ser una gran persona, tener muchos amigos, crear un ambiente adecuado para el desarrollo personal, etc.
LOS MEDIOS EN GENERAL Y LAS WEBS EN PARTICULAR COMO SIMPLES TABLAS CLASIFICATORIAS
Cuando la Televisión Española quiso cubrir el evento del Campeonato del mundo de Escuelas de Fútbol, las únicas preguntas que se les ocurría formular eran: cuántos equipos participaban y cómo iban los resultados, quién ganaba y quién perdía. Intentábamos dejar claro que lo más importante no eran los resultados de la competición sino lo que se estaba consiguiendo a través de esa competición.  Como si hablara chino. No entendían. Les explicaba que todos los equipos que acuden a esta competición deben aceptar participar también en el curso de tecnificación que se desarrolla en esos mismos días que dura toda la mañana donde los jugadores de todos los países del mundo se mezclaban entre ellos en una convivencia intercultural impresionante y que solo aceptamos equipos que tengan claro que esta es una competición formativa donde los valores del juego limpio, del respeto y el compañerismo están por encima de los resultados. 
Las páginas web de todas las escuelas de fútbol, mal llamadas así, son simples tablas clasificatorias de los equipos de diferentes categorías y proclamas de los padres y entrenadores a conseguir ganar el domingo a tal o cual equipo. ¿Es eso lo que las escuelas de fútbol deben buscar? ¿Es este el objetivo de los padres? 

FORMAR Y GANAR
¿por qué hemos de plantear un dilema ante algo que simplemente se complementa? ¿por qué no se puede ganar haciendo bien las cosas desde el principio? Todo el mundo habla de la filosofía de Horst Wein como modelo de cómo debe ser el fútbol formativo y sin embargo comenta:
 "Un técnico de fútbol base que gana casi todo no ha trabajado por el futuro de sus jóvenes jugadores sino por su porvenir"

El mandamiento deportivo de que lo importante es participar y jugar, hace tiempo que fue arrojado a la basura en la mayoría de los clubes de fútbol por técnicos que utilizan a sus jóvenes discípulos exclusivamente como plataforma para su ascenso social y profesional. La cultura de la victoria en el deporte infantil está causando diariamente en todas las partes del mundo mucho daño, no sólo a los niños, también a los clubes cuya calidad de formación de sus talentos está condicionada negativamente cuando se busca por todos los medios la victoria”Mientras que los dirigentes y técnicos continúen con la idea de envenenar el fútbol formativo, nuestros hijos están perdidos. Empiezan con una gran ilusión a los 5 y 6 años y, poco a poco, entran en la sintonía del ganar y ganar y ganar. Esa música celestial les envuelve a ellos y a sus padres y les ciega de tal forma que se transforman en seres extraños y complicados. No se dan cuenta que en realidad, se han convertido en simples piezas de la gran mentira que es el deporte del fútbol y ya no pueden escaparse de esa enorme corriente que les llevará a los 15 años a abandonarlo todo, cuando ellos lo único que deseaban era disfrutar jugando al fútbol.

AUTOR: FRANCISCO JAVIER MARCET. 

1 comentario:

  1. JOSE MANUEL FERNANDEZ GARCIA26 de octubre de 2012, 0:24

    Tengo una Norma escrita con mi hijo, lo dejo a las puertas del Campo de entrenamiento y lo recojo a la salida, no me quedo para nada viendo como entrena, se que lo dejo en las mejores manos, las de los profesionales de este Deporte que seguro que de entrenar saben más que yo, respeto a los padres que se quedan, pero creo que se hace poco favor a los niños o niñas controlando su entrenamiento, como lo mismo aquellos padres que se ponen detrás de la portería de sus hijos, lo único que consiguen es poner nervioso al mismo. Cuando lo recojo como es lógico le pregunto como ha ido todo y él me explica, hoy me han lanzado unos balonazos impresionantes, paré tantos o fallé tantos, estuvimos corriendo durante bastante tiempo y por eso estoy un poco fatigado, pero nunca le hago preguntas absurdas sobre su Entrenador, sobre el resto de los compañeros, siempre le pongo un lema, tú vas a hacer Deporte, a disfrutar con el mismo y a desarrollarte física y emocionalmente con el mismo, si ganas o pierdes no va a ser culpa tuya, sino de las circunstancias, del planteamiento del partido, de algún que otro acierto o tropiezo, de la calidad del rival, de la coexión de Equipo, pero nunca tratando de criticarle a sus compañeros, si puedo plantearle que como portero lo han dejado sólo y se tenía que defender algo más, ya que un portero solo sin defensas no es casi nadie. Por todo ello entiendo que el Fútbol hay que verlo sin pasión, hay que disfrutar de él, pero no ver en un partido a que tú tienes un fenómeno que el día de mañana va a sacar a toda tú Familia de la pobreza o algo por el estilo, ya tendrá tiempo de preocuparse de eso si realmente vale para este Deporte, o a lo mejor cambia de idea y prefiere realizar otra actividad deportiva, nunca se la truncaré, porque el Deporte es una continuación de la Cultura y una ampliación al desarrollo psicomotriz de tú hijo.

    ResponderEliminar

Los comentarios son libres y responsabilidad exclusiva de quien los realiza. No existe censura ni moderacion previa, no obstante si alguien se considera ofendido a nivel personal por alguno emitido de forma anónima, puede exponer su queja al correo jmporense@gmail.com y se estudiará si procede la retirada del mismo. Gracias.